Los Criticados


Actualmente la mayoría de profesiones son criticadas por la gente. Éstas críticas se dirigen a la labor que prestan los médicos, profesores, arquitectos, ingenieros, entre otros, independientemente del beneficio o prejuicio que causen en la sociedad. Dentro de este grupo, están los periodistas, unos los califican de: “entrometidos” porque aparecen en las situaciones sin haberles llamado, “charlatanes” porque añaden palabras en la boca de las personas o a su vez son promotores de malas interpretaciones a la hora de las entrevistas, y otros los consideran “ociosos y mediocres” porque esperan escuchar el trabajo de sus colegas para valerse del mismo y especular información que no tiene comprobación alguna.

Respetando los diferentes criterios que se tenga de estos profesionales, razonemos en algo:”Sin noticieros, sin periódicos, sin radiodifusión, la vida sería como una piñata vacía, sin dulces”. Sin lugar a dudas, la existencia de los comunicadores tienen su grado de importancia, ellos son los “atletas que llevan la posta de información hacia los medios”, sin los mismos no tendríamos manera de conocer, saber lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Así que, deberíamos considerar el trabajo que desempeña cada periodista en sus diversas facetas.

Por ejemplo: los fotoperiodistas dedican su tiempo en buscar y documentar experiencias emocionantes, como guerras, conflictos y crisis sociales de las que captan imágenes, que “presentan voz propia con la que dan a conocer la realidad existente de las personas”, comentó James Nachtwey, quién tiene una “biblioteca personal de sufrimientos en su cabeza”, debido a su desempeño de fotógrafo en los acontecimientos de Vietnam, Indonesia, Kosovo y demás.




Reconozcamos que la labor de fotoperiodista no es fácil, porque mediante esas proyecciones plasmadas en papel, no sólo quiere hallar comprensión en la gente, sino rescatar el valor de superación por lo que se está observando, a toda esa gente sufriendo mientras parpadean por el efecto del flash e imploran ayuda, mientras piensan: "ojalá fueras tú", ya que sus mensajes tienen propósito de mitigar el dolor de las guerras y hasta de dejar que no ocurra más estas desgracias.

Como aquel padre que salva la vida de su hijo que se ahoga, mesando sus cabellos, ¿se considera este un acto cínico por parte del progenitor?, pues no, igualmente Nachtwey toma ese tipo de fotografías desgarradoras, sangrientas, queriendo enseñar que la gente no se deshumanice, al contrario trata de transmitir a “un salvavidas en el intento”. James no es cínico ni mucho menos sarcástico, justifica su labor al decir que “respeta el sufrimiento de los demás”.

El más grande enemigo de los niños, es el miedo, ¿a que nomás? a la oscuridad, “a los monstruos en el armario”, a los perros y un sin número de cosas. Desde niños somos miedosos, pero con el pasar del tiempo éste disminuye, Nachtwey aconseja: “es importante como manejas ese miedo al trabajar”, enfrentando la crudeza de la realidad, el dolor, el odio. Aparte de encontrarse con desafíos tiene que pedir permiso para hacer su faena. Es por eso, que aplaudo a las acciones realizadas por este apasionado periodista estadounidense.

Las profesiones continuarán siendo criticadas por la gente, todas tienen y tendrán su reconocimiento y valor respectivo por el servicio que prestan a la humanidad. Críticas que se las exponen sin fundamento alguno. Aunque los comunicadores sociales magnifiquen los sucesos, algunos basen sus aseveraciones en especulaciones, etc., ellos indiscutiblemente informan e informarán a la nación valores sobre las realidades informativas significativas para los colectivos.

1 comentarios:

Oso Caldas dijo...

El periodismo es una misión social, es un adentrarse donde nadie quiere; es fácil criticar desde lejos, lo dificil es estar ahí y mostrar a todos lo que nadie quiere ver; la realidad que pareciera tan lejana, pero que siempre estuvo ahí y nadie se atrevio a revelarla, esa es la misión del periodista y los que critican ojalá algún día entendieran lo dificil que es hacer una simple crónica de una plana.Es nuestro trabajo y que gusto que sea así.